¿Por qué es importante que tu novela sea revisada por un profesional?
Las funciones de un corrector van mucho más allá

Para abordar este tema tan crucial dentro del proceso de la producción de tu novela, es necesario que tengas presente dos aspectos muy interesantes que considerar:

Primero: podrás pasar toda la vida corrigiendo tu novela y siempre encontrarás puntos nuevos que cambiar en ella. Así que tendrás que ubicar el momento justo de poner fin a ese ciclo y dejarla salir, pero ¿cómo sabrás cuál es ese momento justo?

Segundo: tu novela solo será un borrador hasta que no sea evaluada y revisada por un experto. Por más correcciones que hayas hecho sobre ella y por más consejos que tu grupo de amigos te haya recomendado, seguirá siendo un borrador hasta no ser chequeada por un corrector profesional.

En consecuencia, debes tener presente que las funciones de un corrector profesional no es precisamente la de estar pegado a tu oído diciéndote cómo es que debes escribir o cambiando el estilo de tu novela.

No es así como funciona, se trata justamente de que tu trabajo final quede pulido, sin errores ortográficos ni gramaticales, que el texto sea digerible, fácil de comprender y que carezca de fallas narrativas o argumentales.

Por lo tanto, las funciones de un corrector van mucho más allá; pero siempre respetando tu estilo y voz de autor, de esta manera tu libro tendrá que pasar por cuatro fases de corrección en las cuales las dos primeras estarían a cargo un editor y en las dos siguientes de un corrector ortotipográfico.

  

 

Fases del proceso de edición y corrección de un manuscrito

1. Personajes y trama

Personajes: Aquí se analizan los actos y la presencia de los personajes dentro de la obra; si tienen la misma voz y comportamiento en toda la historia, si estos transmiten realmente lo que se pretende, si no están planos o bidimensionales; debes preguntarte si los personajes están hablando como lo hacían al principio o si la secuencia entre ellos es lógica.

Trama: Al igual que los personajes la trama debe llevar secuencia, sinergia con los elementos anteriormente expuestos y no tener errores ni saltos en los hechos.

2. Tiempos verbales y continuidad

Estos errores son más frecuentes de los que pudieras pensar, sobre todo cuando estamos aprovechando ese momento de lucidez donde grandes ideas se nos presentan y escribimos de corrido, en estos casos solemos emplear tiempo presente continuo con algún imperativo.

En otros casos se evidencian errores de continuidad en las escenas o en los capítulos, es posible que se describa el vestuario de algún personaje y este cambia sin justificación alguna en la misma línea de tiempo o presentar saltos absurdos en capítulos siguientes.

También es común observar fallas cronológicas o incongruencias, tal sería el caso en que la edad y acciones de un personaje no concuerdan con la fecha en la que está ejecutando la acción.

Por ejemplo: si se dice que el personaje nació en la década de los años 80 es ilógico suponer que en el año 90 conducía un vehículo a altas horas de la noche o bebía un Martini en un club nocturno porque solo tendría 10 años de edad.

3. Corrección de estilo

En esta fase de la revisión se busca principalmente dar sentido a la historia, que sea clara, amigable y digerible para el mejor entendimiento y aceptación del lector.

El sujeto separado de una acción por una coma mal empleada dará una lectura errónea y causará confusión en el lector, es justo lo que se precisa evitar entre tantas cosas.

Ubicados en este nivel también se pretende dar formato a la novela, es decir, determinar la tipografía adecuada, sangrías y un estilo visual propio que conecte al lector con la obra.

4. Corrección ortotipográfica

Esta etapa suele ser más sencilla, tratándose específicamente de eliminar las erratas a causa de faltas ortográficas, espacios dobles, sangrías, mayúsculas equívocas y acentuación entre otras cosas.


Perfil y cualidades de un corrector profesional

 

Ser corrector o un editor no es una profesión que una universidad avale directamente, de no ser a través de cursos de extensión para profesionales en áreas como: filología, humanidades, lenguas u otras carreras a fin.

En otro aspecto, un corrector se caracteriza por ser un profesional observador, detallista, minucioso, analítico y con amplio dominio de las normas de la RAE y la gramática española; además de una gran capacidad receptiva y de comunicación.

A medida que tu experiencia como escritor vaya en ascenso irás valorando más la presencia de un editor y corrector profesional, así lo estilan los autores de élite.

Esto se debe a que será fundamental la valoración de una persona externa, pero experimentada, poseedora de amplios y fundamentados criterios en la materia; así sabrás que cualquier opinión no te será útil a fin de dar con el acabado profesional que tu novela y tú os mereceis.

Por esta razón el equipo de Medina Líber Publishing pone a tu completa disposición el equipo de correctores y editores que día a día se enfrentan con borradores de autores de diferentes países..

Se trata de un equipo de profesionales altamente capacitados con una impecable trayectoria profesional y sentido humano dispuestos a atenderte, escucharte y conectarse con lo más profundo del sentimiento de tu obra, de manera que el resultado final sea justo el producto por el cual te esforzaste tanto y que el público lector espera conocer de ti.           

Te invito a que apuntes en los comentarios tus dudas que de inmediato te estaré contactando para darte todos los detalles que precisas.



¡Contamos con excelentes profesionales!

      

                  Redacción: Jean Carlos Hernández Origüen

https://linkedin.com/in/jean-carlos-hernandez-origuen

Diagramación: Elicia Amparo Ponce Castro
Cómo estructurar mi novela
Evita padecer el síndrome del escritor vago