Con la correcta elaboración de tu novela...
...mantendrás en vilo al lector

Quizás no es tan importante lo creativo que eres o el tipo de escritor que seas; tanto así, si eres escritor de brújula o escritor de mapa.

Digo esto, porque es común que muchos escritores aprovechen sus momentos de chispazos creativos y obvien algunos elementos dentro del proceso comunicacional que resultan vitales para potenciar el discurso narrativo; acarreando esto graves carencias en la narración que terminarán por entorpecer sus obras.

Aristóteles sospechaba esto, y esa misma inquietud le llevó a investigar sobre el poder del lenguaje y pudo percibir que este era más que un simple medio de comunicación, se trataba de una herramienta capaz de modificar al otro con respecto a su realidad.

Desde esa óptica reflexionó sobre el por qué existían obras que se inmortalizaban a través del tiempo y otras que no, o ¿acaso tú no te has preguntado lo mismo?

Partiendo de esto, el polímata emprendió un intenso estudio que lo llevó a la conclusión de que las obras que impactaban en el espectador, eran porque recreaban hechos de la realidad en donde estos revivían dramas o tragedias que luego superaban a través de los personajes que la representaban.

En pocas palabras, sería una representación estética de la tragedia; estas conclusiones las fundamentó en un extenso e impresionante tratado en el que basa sus principios básicos en dos triadas.

En la primera triada nos habla de la representación de la acción y recomienda que debe tratarse de una sola acción en toda la obra. Además, versa sobre el uso del tiempo.

En la segunda triada, el filósofo nos sugiere contar una sola historia en la obra, aunque desde aquella época a la actual han cambiado un poco las cosas; sin embargo, seguimos usando el mismo esquema que él propuso, que es: comienzo – nudo – fin. Tal como lo habíamos señalado en otros artículos.

 

En consecuencia, haré especial énfasis en el nudo; el nudo es la parte donde se desarrolla el conflicto de la novela y se subdivide en tres áreas que llamaremos: puntos de giros.

Primer punto de giro; o punto de conflicto: este apartado se ubica a pocos instantes de empezada la historia, es justo el inicio del conflicto de la trama; esto sería la presentación de los problemas o las intrigas. Este da la entrada al punto medio y es donde se desafían las creencias del o los protagonistas, pero estos se negarán a cambiar de parecer.

Segundo punto; o punto medio: aquí se plantean situaciones interesantes en el discurso de la obra y donde observamos un ligero cambio en los hechos que luego te llevará a otro cambio aún más brusco. Este punto de la obra también se caracteriza por estar colmado de cambios psicológicos o procesos mentales en los protagonistas, generando el aumento de la tensión.

Tercer punto; o punto de pellizco: se supone que todos los personajes deben tener un pensamiento inicial, llegados a este punto, ya los protagonistas no son los mismos, sus pensamientos han cambiado al igual que el planteamiento de la novela.

Es un evento específico en la historia que desafía la creencia de los personajes y mueve la acción de estos hacia adelante; es decir: es alejar al o los personajes del conjunto inicial de creencias y moverlos hacia otro conjunto completamente opuesto al del principio.

Clímax: Es el desenlace producto de la resolución de los conflictos presentados en los puntos de giros. Esta definición de los hechos nos conducirá al desenlace.

Desenlace: es el fin de la historia representada por la vuelta a la normalidad, tomando en cuenta que cada personaje no es el mismo que fue al principio.


 

Según Aristóteles, el desarrollo de estos principios justificaba la atracción del público hacia la obra; pero, estos principios no vendrían solo porque se trata apenas de un esquema físico para el planteamiento de la obra.

Ahora bien, hay otros elementos que inciden directamente en las emociones y sentimientos del espectador, al descifrarlos, pudo establecer cinco conceptos que al ser aplicados creativamente lograrían el enganche del lector con la obra.

Conceptos de la teoría poética de Aristóteles

Estos conceptos pueden venir por separados y dependerán de la trama de la novela o punto de vista del autor; aun así, supone el planteamiento adecuado para la correcta elaboración de una novela y así mantener en vilo al lector para que este no se canse antes de tiempo de la lectura.

Espero hayas disfrutado de estos conceptos y que te permitan ampliar al máximo la concepción del proyecto de tu novela.

Te recuerdo que en el equipo de Medina Líber Publishing estamos para apoyarte sin importar el nivel de avance que lleves en tu obra o, incluso, si aún no la has empezado.

Déjanos tus dudas o comentarios sobre este tema u otro que te inquiete, para nosotros será un placer atenderte y guiarte en todo el proceso de tu creación literaria.

¡Ponle magia a tus letras y llena de color tu historia!



aning of this image.

Redacción: Jean Carlos Hernández Origüen

https://linkedin.com/in/jean-carlos-hernandez-origuen

Diagramación: Elicia Amparo Ponce Castro

Di lo que piensas... Expresa lo que sientes... Haz lo que quieres
Genera bienestar para ti y los demás